Volví

12 abril 2008

Discúlpenme, juro que quisiera actualizar más seguido, pero no paro de girar. De evento en evento, hace una semana recién llegué de Paris. Un desfile lleno de compañeras de todos lados. Producción fotográfica, videos, y todo lo que consumen ustedes.
Julia me acompaño, dice que es “mi manager”, yo le digo que es mucho más que eso, que es mi amiga.
Allá en Paris al igual que acá, los tipos son alzados, pajeros y mirones.

Por eso el blog estaba sin actualizar, desde hace muchísimo tiempo, además me tome unas mini vacaciones, el stress, los nervios y las presiones de mi trabajo me agotan.
Leí sus comentarios, quiero dejar en claro que no soy una prostituta, que en ese momento me haya sentido una puta, no quiere decir que lo sea.

También, paso a comentarles que corte con el empresario. Su mujer se enteró que andaba conmigo, por suerte justo viajaba a Paris. Cuando volví era todo un escándalo, mensajes en el contestador, amenazas, mails insultándome. Un verdadero desastre, tenía ganas de volver allá.
No le voy a dar importancia, los voy a borrar e ignorar. No quiero ser mediática.
Una cosa es ser famosa, por lo que uno hace y otra muy diferente es ser mediática y vivir en el programa de Jorge Rial. Cosa que realmente no me gustaría ser.

Bueno, me voy despidiendo. Prometo, actualizar más rápido.
Quiero que intenten entenderme.
Un saludo chicos.

Maura.

Soy puta

20 diciembre 2007

Me sentí tan puta, usada, al limite que me empezó a doler el estomago de una manera extraña, tuve que correr al baño y empecé a vomitar (nada, pues no como nada), escupía una baba; verde oscura, sinceramente me asuste eso paso después que él se cambio y me tiro sobre mis pechos de una manera muy altanera y soberbia mil míseros pesos.
¡Soy una puta! O así me sentí, él se marcho siempre lo hace después de cojerme con bronca, con odio, como no lo hace con su mujer, es algo que a mi me encanta, me encanta ser su trolita, que se vaya después de un sexo asesino. Me encanta que me deje plata y me mantenga aunque se que realmente no me ama, ni me quiere, el seguramente debe fanfarronear con sus amigos, debe contarles orgulloso lo trola que soy y deben hablar de todas las minas que alguna vez se voltearon.
Les digo la verdad, pensé que el cargo de conciencia que daba ser la segunda (o no ser nada), era muchísimo peor, tengo algunas amigas que al hacer lo que hago yo a la noche no pueden dormir o están mal durante todo el día.
Lo que sí no les voy a negar, me duele con el vientre que me digan Gato.

Saliendo del Backstage

11 diciembre 2007

Paseando por la plaza principal de mi ciudad, recorro con la vista cansada y un calor que hace sudar mis dedos; mis manos están empapadas.
En un horizonte, no muy lejano, diviso a una pareja y un escalofrío recorre mi cuerpo, cuanto hace que no besas tan apasionadamente, Maura, ¿Qué es lo que pasa contigo? ¿Qué es lo que te encadena a vivir así?
Preguntas que mueren en un suspiro y se esfuman al pitar este bendito cigarrillo; único y silencioso amigo, comprendo a la gente que se hace daño a si misma. Aquellos que sienten tanta impotencia y la calman con el frío acero y la adrenalina de ocultar esas heridas con buzos grandes y la caminata lenta como agonizando, esperando un nuevo amanecer, esperando algo con que soñar, sanando sus heridas.